Utopia: suspense conspiranoico

utopia

Hace unos meses mostraba mi interés y admiración por Black Mirror, la serie inglesa que trata de una forma pesimista y desesperanzadora el uso de las nuevas tecnologías en la sociedad. Hoy os quiero hablar de otra gran serie inglesa: Utopia. Al igual que Black Mirror, sigue el esquema de las llamadas «series de autor» o también conocidas como mini series. Es decir, series que se alejan del esquema norteamericano de cinco o seis temporadas de 12 o 13 capítulos cada una e incorporan algo más sencillo, más asequible para el espectador medio.

En el caso de Utopia, solamente se ha hecho una temporada de seis capítulos, pero debido a su éxito ya se ha anunciado la producción de una segunda, que podría ser la última, al igual que ha pasado con otras series inglesas como la citada Black Mirror, The Office o Spaced.

Pero hablemos un poco de la trama, Utopia juega con las teorías conspiranoicas y el suspense desde un guión brillante y una fotografía y sonido genialmente incorporados para atrapar la atención del espectador. La historia comienza cuando un grupo de usuarios de un foro relacionado con una novela gráfica llamada «The Utopia Experiments» deciden quedar para conocerse y compartir su pasión por la historia. El autor de la novela es un maniacodepresivo que dice conocer los secretos y motivos de todos los desastres del planeta.
Continue reading

Black Mirror o el futuro que nos espera

Black Mirror

El lunes comencé a ver Black Mirror, la serie británica emitida en Channel 4, y tengo que admitir que no recuerdo la última vez que me sentí tan impactada ante una serie.

Cada capítulo de Black Mirror trata una historia de forma independiente, lo que hace que se pueda ver de forma desordenada ya que ni los personajes ni las tramas son las mismas. Lo que sí tienen en común todos sus capítulos es la visión negativa y desesperanzadora del uso de las nuevas tecnologías en las distintas sociedades futuras.

Este hilo conductor nos hace reflexionar y, como fue mi caso, incluso soñar con estos supuestos futuros de personas pegadas a un ordenador, a un móvil, a la realidad aumentada o incluso a un chip implantado en el cuerpo que permite archivar los recuerdos como si de un USB se tratase.

Lee el artículo completo en mi blog personal beatrizcebas.com, donde periódicamente hablo sobre comunicación, social media y cine digital.