Vuelve el mejor “Black Mirror” de la mano de Netflix

san-junipero_plyima20161026_0030_4

Sí, ya he devorado los seis nuevos capítulos de Black Mirror, la serie original de Charlie Brooker para la cadena inglesa Channel 4 que para esta tercera temporada se ha estrenado a nivel mundial en Netflix. La original e inquietante serie distópica compuesta de capítulos autoconclusivos sobre las consecuencias del uso de la tecnología en nuestra sociedad, ha regresado con novedades.

En esta ocasión el número de capítulos sube a seis, frente a los tres de las pasadas dos ediciones además del genial especial de Navidad de la segunda temporada protagonizado por Jon Hamm. Otra novedad es que aunque nos sigue inquietando como nunca ofrece visos de luz un poco más esperanzadores como por ejemplo puede ser el capítulo San Junípero. De hecho, este capítulo es sin duda uno de los favoritos de los espectadores.

El propio creador, Charlie Brooker, habla precisamente de este capítulo en esta entrevista a El País: “El primer día que me senté a escribir la nueva temporada entré en pánico”, reconoce. “Dios mío, qué vamos a hacer y contar en seis episodios’, pensé. Entré en pánico absoluto, pero me dije que con suerte se me ocurriría algo y así fue. Lo primero que se me ocurrió fue la historia del episodio llamado San Junipero y me salió porque me propuse seriamente hacer algo completamente distinto a lo que habíamos hecho”.

Pero lo cierto es que cada capítulo es una pequeña obra maestra y aunque algunos temas te lleguen y te calen más que otros, ninguno te deja indiferente. En esta tercera temporada tenemos de todo:
Continue reading

Netflix: La audiencia quiere el control

house-of-cards-cast2

Ya lo dice Kevin Spacey: “Los canales de televisión deben darle el control a la audiencia”. Porque hace mucho que los espectadores hemos dejado de ser elementos pasivos que solo consumimos lo que nos ofrecen. Nos hemos convertido en prosumidores que queremos tener el control de lo que vemos, de cuándo lo vemos y de qué manera lo vemos.

Los modelos tradicionales de televisión ofrecen justo lo contrario: paquetes de contenidos controlados por ellos. Se basan en un viejo sistema que sí, es cierto que ha funcionado durante varias décadas y que a día de hoy sigue dando dinero, pero que ahora empieza a desmoronarse. El espectador ha pasado de ser meramente pasivo a ser activo y ha descubierto que puede consumir series y programas de televisión de la manera en que él quiere, y no en la manera en que el canal de televión le dicta.

Kevin Spacey sabe de lo que habla y por eso le cito de ejemplo, a fin de cuentas es el protagonista de House of Cars. Esta serie producida por Netflix -la plataforma digital de contenido audiovisual que comenzó como un videoclub de DVD’s por correo en EEUU y que a día de hoy ya domina varios mercados internacionales- ha sabido ofrecer al espectador justo el sistema de visionado que necesitaba, y además de una manera totalmente asequible.

Lee el artículo completo en mi blog personal beatrizcebas.com, donde periódicamente hablo sobre comunicación, social media y cine digital.