Viajar por Guatemala: Tikal

Las increíbles vistas de la antigua ciudad maya de Tikal desde el Templo IV

Las increíbles vistas de la antigua ciudad maya de Tikal desde el Templo IV

Además de haber viajado por México este mes de agosto, también tuve el placer de conocer Guatemala. Lo cierto es que fue un viaje relámpago, de apenas dos días, pero mereció la pena. En este tercer post viajero os cuento mi experiencia en el país centroamericano.

La decisión estaba tomada, además de hacer un recorrido no convencional por la Riviera Maya, sabíamos que queríamos ir a Guatemala. El destino estaba claro: la antigua ciudad maya de Tikal. Un lugar mágico rodeado de selva tropical.

Pero para llegar hasta allí, teníamos que atravesar Belice, el país que separa México de Guatemala. De Belice poco puedo hablar ya que únicamente lo atravesarmos y no hicimos muchas paradas, solo las justas para tomar fotos y comer. Pero lo que sí puedo contaros son algunos datos curiosos. Por ejemplo, en este país hay muchísimos restaurantes y tiendas regentadas por la comunidad china. Otro dato que me llamó la atención es que la mayoría de la comunidad tiene procedencia africana y debido a la ocupación inglesa, se habla un derivado del inglés prácticamente imposible de comprender.

Belice es totalmente selvático y un paraíso para lo buceadores debido a sus arrefices, únicos en el mundo. También es un país lleno de casitas de madera pintadas de colores llamativos. ¡Ah! Y es el lugar de origen de la cerveza Belikin 😉

Ciudad de Belice

Ciudad de Belice

La capital, Ciudad de Belice, es un lugar con poco encanto. A primera vista intuyes que es hogar de negocios turbios y donde pasear por la noche debe de ser toda una aventura (y no precisamente en el sentido positivo de la palabra).

Por fortuna, Guatemala es otra historia.

Después de dejar México, llegar a la frontera de Belice, pagar las consecuentes tasas, abandonar Belice y llegar a la frontera de Guatemala, nos encontramos con un imprevisto. No pudimos pasar el coche con el que estábamos viajando. En la frontera guatemalteca nos pedían un documento que no teníamos por lo que tuvimos que dejar el coche en la frontera de Belice. En estos países es habitual encontrarse a personas locales que se ganan la vida allí, en la frontera, haciendo servicios de cambio de dinero, ayuda en la gestión de papeleo, transporte… Esa fue nuestra solución.

Además, lo cierto es que teníamos pocas alternativas ¿Volver a atravesar Belice para regresar a México? No nos daba tiempo sin que se hiciera de noche, y la verdad es que entre viajar de noche por Belice o montarse en el coche de un desconocido guatemaltés, lo segundo parecía mucho más seguro.

Así que ahí estábamos, camino a la Isla de Flores montados en un coche de una persona que acabábamos de conocer. Al final no hubo ningún problema, y es que esta zona vive del turismo. Prácticamente todo el mundo que se hospeda allí es porque va a visitar Tikal, situado a unos 45 minutos en coche. La antigua ciudad maya se encuentran dentro del Parque Nacional de Tikal, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Tikal: selva y cultura maya

El lugar es realmente espectacular, no solo por los yacimientos sino también por la cultura que envuelve a esta antigua civilización y el increíble paraje natural: la Selva de Petén. Citando el Blog de Paco Nadal: “Las fotografías aéreas de la NASA han revelado que en este interminable mar de árboles y riachuelos existen unos 3.000 asentamientos arqueológicos de la civilización maya, de los cuales solo el 25% está explorado y catalogado”. Por lo tanto, se trata de un lugar lleno de tesoros aún por descubrir, y eso lo llena aún más si cabe de magnetismo.

Es recomendable hacer el paseo con guía ya que de otra manera te perderás muchas historias y explicaciones que merece la pena escuchar. Durante el camino por el Parque Natural antes de llegar a los templos y a las edificaciones que formaban parte de la ciudad de Tikal es fácil ver monos araña, monos aulladores, tucanes y muchos otros animales propios de la zona. Lo mismo sucede con árboles gigantes como las Ceibas, de gran importancia para la cultura maya que les consideraba sagrados.

Uno de los increíbles templos de la antigua ciudad de Tikal

Uno de los increíbles templos de la antigua ciudad de Tikal

En su época, Tikal fue una de las ciudades maya más poderosas, con una extensión de 16 km2. Aunque no hay una teoría definitiva, se dice que que esta ciudad, una de las mayores de la época, desapareció por el agua. La única fuente de agua que tenía Tikal era la lluvia, que se almacenaba en emblases. No había ni ríos ni lagos cercanos por lo que la dependencia de las lluvias hizo a esta ciudad vulnerable. Se dice que esta fue la principal razón del colapso maya, es decir, del abandono de estas grandes ciudades durante el Período Clásico (300 d.C – 900 d. C).

Tikal es un lugar turístico, de hecho es el lugar más visitado de toda Guatemala, pero esto no le resta el interés y la magia. Si estás de visita por Centroamérica o, como fue mi caso, por la Riviera Maya y tienes días suficientes no dudes en emprender el viaje en coche – o si te lo puedes permitir en avión- a esta antigua ciudad maya llena de joyas aún por descubrir. Seguro que no te defrauda.

La Chica Sonora en Tikal

La foto de rigor para demostrar que has estado allí 😉

Algunos datos de interés para el turista: Los meses de verano son los más calurosos pero también los que menos turistas se atreven a adentrarse en esta increíble jungla. Igualmente, vayas en verano o en primavera (la época de más visitas) no olvides ponerte unas zapatillas cómodas (recuerda que estás en plena selva), pantalón y manga larga para evitar las picaduras, repelente de mosquito para el mismo motivo, una gorra para el sol y un chubasquero o paraguas para las frecuentes lluvias.

En este enlace puedes ver más fotos de Tikal y Flores (mucho mejores que las mías, todo hay que decirlo).

Saludos viajeros y ¡gracias por leer!

One thought on “Viajar por Guatemala: Tikal

Deja un comentario