El amor, la belleza y Won Kar-Wai

In the mood for love
Si hace unas semanas ya hablaba de una de mis películas de culto por excelencia, Lost in Translation (2003), hoy le toca el turno a otro de los grandes títulos del cine contemporáneo: In the Mood for Love (2000).

Que Won Kar-Wai sabre retartar ambientes y contar historias como nadie no es ningún secreto. Sus películas emanan una elegancia y belleza visual singular. Se trata de una belleza que pocas veces se encuentra en el cine actual, donde el montaje rápido es la línea predominante. Las cintas de Won Kar-Wai respiran una emocionante tranquilidad.

El director hongkonés no siempre consigue películas redondas, como fue el caso de My Blueberry Nights (2007), una película increíblemente hermosa en cuanto a la parte visual pero insuficiente en cuanto al trabajo de guión. Otras veces, consigue obras maestras. Obras de esas a las que uno nunca se cansa de mirar y admirar. Este es el caso de In the mood for love.

La primera vez que vi la película fue hace unos siete años, cuando un amigo me dejó el DVD y lo clasificó como “imprescindible”. He de admitir que esta primera vez me gustó, pero no consiguió transmitirme tanto como la segunda vez que la vi hace dos años, cuando vivía en Londres. Un tercer visionado una tarde de domingo madrileño de hace un par de meses me confirmó lo que ya sabía: In the Mood for Love es una obra maestra, tanto visual como argumentalmente.

Won Kar-Wai consigue de una pequeña historia algo realmente grande. In the Mood for Love retrata la vida de un hombre y una mujer casados infelizmente que deciden unirse para recuperar su deseo de amar, sus ganas de recuperar esos pequeños fragmentos de la felicidad perdida. La elegancia de los movimientos de Maggie Cheun, la expresiones faciales de Tony Leung, la acertada elección musical, y un montaje exquisito son las claves de esta película maestra.

En una sociedad como la nuestra donde se fomenta un estilo de vida rápido, donde apenas se nos permite tener tiempo para pensar y explorar en nosotros mismos, películas como In the mood for love son un reconfortante bálsamo que nos recuerda por qué el cine merece la categoría de arte.

Pura belleza sensorial ideal para rescatar en los momentos de naufragio.

3 thoughts on “El amor, la belleza y Won Kar-Wai

  1. Pingback: La grandeza de Lost In Translation | La Chica Sonora

  2. Pingback: Happy Together: Soledad, nostalgia y amor tóxico | La Chica Sonora

  3. Pingback: Las 20 mejores películas del 2014 | La Chica Sonora

Deja un comentario