50 aniversario de Jeff Buckley

Jeff Buckley

Tal día como hoy, 17 de noviembre, Jeff Buckley hubiese celebrado su cumpleaños, concretamente en esta ocasión su 50 aniversario. Sin embargo, este genio maldito y completamente brillante decidió quitarse la vida hace ya casi 20 años (29 de mayo de 1997) ahogándose en el río Wolff en Tennesse.

Su disco de debut, Grace (1994) es uno de los discos más influyentes (grupos como Radiohead han bebido de su música), profundos y virtuoso de las últimas décadas, después de este trabajo vino el también genial Sketches for My Sweetheart the Drunk. Quién sabe qué habría podido hacer este genio si su destino hubiese sido otro… Es algo que nunca podremos saber, en estas fechas solo podemos dejarnos embargar por la melancolía de temas como “Last Goodbye”, “So Real”, “Eternal Life”, “Vancouver” o la magnífica versión de “Hallelujah”, del recientemente fallecido Leonard Cohen.

¡Va por ti maestro!

  • “So Real”


Continue reading

Canciones para los viernes: Desamor

love

A todos nos han roto el corazón ¿no? Precisamente por eso triunfan las canciones relacionadas con el amor, y sobre todo, las canciones de historias fracasadas. Funcionan porque nos vemos reflejadas en ellas y reconozcámoslo, a veces nos gusta retorcernos en nuestro dolor. Todos hemos caído en la tentación de escuchar escuchar una y otra vez ese tema que nos recuerda a “esa” persona o a “ese” momento en que nos hundimos. A veces nos sirven como terapia y otras para recordarnos que no debemos tropezar con la misma piedra. Incluso hay personas, como yo, que tenemos nuestras propias listas en Spotify, la mía se llama “Canciones para la nostalgia”.

Por eso, hoy las “Canciones para los viernes” están dedicadas al desamor. Los protagonistas son, en su versión española, Deluxe, Love of Lesbian y Los Piratas. Y en la versión anglosajona Ryan Adams, Mumford & Sons y Jeff Buckley.

  • Deluxe, Historia universal (El amor no es lo que piensas) (2008)


Continue reading

La influencia de Jeff Buckley llega al cine

Jeff Buckley

¡Buenos días! Ayer La Chica Sonora cumplía un mes de vida. ¡Cómo pasa el tiempo! Muchas gracias a todos los que me están ayudando a sacar adelante este blog y recordad… ¡¡Lo mejor está aún por llegar!! Para celebrar este acontecimiento, quería escribir un post sobre uno de mis músicos favoritos. Jeff Buckley (1996-1997) es todo un mito, una leyenda a la que siempre me gusta visitar y envolverme en su melancolía suave con una sonrisa. Un músico que con su único trabajo de estudio publicado en vida, “Grace” (1994), ha conseguido colarse en el listado de los artistas más influyentes de los años 90.

Jeff Buckley siempre siempre ha sido un cantante enigmático. Desde la primera vez que le escuché me sentí inmediatamente atraída por ese particular timbre de voz que parece confesarnos un secreto íntimo contado a pleno pulmón. Como muchas de las leyendas musicales de las últimas décadas (Ian Curtis, Kurt Cobain…), Buckley perdió la vida muy jóven, pero los motivos de su muerte nunca han quedado claros. Aunque la causa más probable sea el suicido, lo cierto es que el aura de misterio que rodea su muerte ha hecho que ésta se haya mitificado como un accidente.

Influenciado por Led Zeppeling, Jimi Hendrix y Pink Floyd, el joven Buckley nunca pudo imaginar que “Grace” pasaría a la historia como uno de los mejores discos de la década. Pero lo cierto es que desde que Buckley saltara a la escena musical, han sido muchos los artistas que se han fijaron en este músico de riffs rabiosos, voz quebrada y letras intimistas. David Bowie, Jimmy Page, Robert Plant y Bob Dylan no tardaron en clasificar a Jeff Buckley como uno de los músicos más importantes del momento.

El trabajo contiene la famosa versión del Hallelujah de Leonard Cohen, además de temas insuperables como Eternal Life, So Real o Last Goodbye:

Después de su muerte, su legado ha seguido vivo. A día de hoy, su particular estilo sigue siendo una referencia clara en los grupos actuales. La voz de Matthew Bellamy, cantante de Muse, así como varias de las melodías de la banda son el ejemplo más claro.
Continue reading