La grandeza de Lost In Translation

Lost in translation

Son varias las veces que he disfrutado de Lost In Translation (2003), una película de culto que por mucho que refresque y vuelva a visitar nunca deja de parecerme una obra maestra. Simplemente el título ya me parece genial porque, ¿quién no se ha sentido alguna vez perdido en la traducción?

Además de reflejar de una manera muy particular la ciudad de Tokio, Sofia Coppola retrata con una belleza visual impecable los sentimientos de Bob (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johansson), dos personas que se encuentran por casualidad en un hotel de la capital nipona.

Ambos están perdidos tanto en lo personal como en lo profesional. Precisamente es esta sensación compartida la que hace que se entable entre ellos una relación muy especial. La comedia y el drama se mezclan en esta película donde la parte visual cobra más importancia que el diálogo porque cuando algo se puede decir con una mirada, ¿por qué estropearlo con palabras? Sofía Coppola ha vuelto a recrear de ese ambiente en su última película, Somewhere (2011), una cinta interesante pero que por desgracia no alcanza los niveles de Lost In Translation. Veremos qué sucede con su último trabajo The Bling Ring (2013), presentada recientemente en Cannes.
Continue reading