10 razones para amar a Quique Gonzalez

quique gonzalez

Pasa el tiempo y la música de Quique González siempre está ahí, acompañando la banda sonora de mi vida, poniendo palabras, acordes y sentimientos a los años que van pasando. Sus canciones reflejan unas vivencias tan cercanas que una vez escuchadas es imposible no hacerlas tuyas, apropiarte de ese bálsamo efectivo y reconfortante. Porque desde el primer día que escuché “Personal” (1998) en la radio, supe que ese músico de aspecto tímido y alma de rockero tenía algo especial.

Y no me equivocaba, 17 años acompañándome, formando parte de mi vida. Imposible calcular la cantidad de veces me he emocionado y vibrado con su directo. Hasta la fecha no he fallado en ninguna de sus giras, y con “Carta blanca” no podía ser lo contrario.

Son muchas las razones para amar a Quique González, aunque en este post me he aventurado a recopilado 10. ¿Cuáles son las tuyas?

  • Giras como “Carta blanca” donde el músico ha vuelto a sus orígenes tocando en salas pequeñas como Galileo Galilei en Madrid, con un repertorio elegido por el propio público. Todo un lujo y un placer.

  • Cada uno de sus discos es un trabajo redondo repleto de pequeñas-grandes obras maestras.
  • Sus colaboraciones con grandes de la música como Bunbury en “Ajuste de cuentas” (2006). Hay mucha clase es este Pequeño rock and roll.

  • Su rock and roll actitud acompañado de un inequívoco aspecto de chico tímido y humilde de barrio que, a pesar de los años, sigue estando presente. ¡No lo cambies!
  • Por haber hecho uno de los mejores discos de la historia del rock español, así de claro: “Salitre 48” (2001).

  • Su pasión en los directos, ya sea en solitario o con su banda. Porque cuando un músico disfruta con lo que hace y se lo pasa bien encima de un escenario eso se nota, se contagia y hace que su público lo disfrute.
  • Por hablarle al desamor, a la nostalgia de la persona perdida, a los recuerdos de aquello que pudo ser… Y siempre de una manera tan bonita y emotiva como en Rompeolas

  • La autopublicación de un trabajo tan personal como “Kamikaces enamorados” (2003), y a su vez por haber sabido volver al mundo de la discográfica cuando lo necesitaba.
  • Su influencia del rock puro de Nashville, tan presente en su último trabajo “Delantera mítica” (2013). Rock, rock y más rock.

  • Por ser una persona cercana a pesar de la fama. No lo cambies amigo. Como anécdota, me llevo la satisfacción de haber cumplido un sueño de fan, haberle entrevistado durante la promoción de “Averia y redención” (2007). Una charla muy agradable en el Hotel de las Letras de Madrid. ¡Gracias!

Deja un comentario