Happy Together: Soledad, nostalgia y amor tóxico

Happy-Together-5

Aprovechando el lanzamiento en cines de The Grandmaster (2013), la nueva película del creador de la genial In the Mood for Love, he querido ponerme las pilas con el director hongkonés y ver una de los títulos más clásicos que aún tenía pendiente: Happy Together (1997). Con esta cinta, Wong Kar-Wai ganó el Premio al Mejor Director en el Festival de Cannes. Una vez visionada la película puedo entender por qué este reconocimiento.

Happy Together habla de la soledad de la gran ciudad, pero también de la soledad del ser humano, de la nostalgia por el lugar que llamamos hogar y sobre todo, de una historia de amor tóxica y dependiente. Caben destacar los detalles de cámaras ya conseguidos previamente en su trabajo Chungking Express (1994) a través de un retrato lento y enigmático donde el tratamiento de la imagen a través del color y del blanco y negro juegan un papel fundamental.

Para rodarla, Won Kar-Wai viajó hasta Argentina, y es que el guión está basado en el relato The Buenos Aires affair, del escritor argentino Manuel Puig. Todo comienza cuando una pareja homosexual viaja desde Hong Kong a Buenos Aires para empezar una nueva vida juntos. Una vez allí, su relación de pareja se termina. Como en todos estos casos, siempre hay dos partes, la persona dejada y la persona que deja, y por este motivo la ruptura nunca se vive de la misma manera por ambas partes. Sin embargo, y como también suele ser habitual, la relación no se termina aquí, sino que vuelve a retormarse en diferentes momentos.

Los dos personajes principales son muy diferentes, Lai Yiu-Fai es más trabajador (Tony Leung, un clásico en las cintas de Wong Kar-Wai) y está ahorrando para volvera Hong Kong, Ho Po-Wing (Leslie Cheung) es un vividor que en el momento en que se encuentra solo vuelve a los brazos de su amante para después desaparecer. Todo esto aderezado por la soledad y nostalgia que supone el vivir en un país extranjero con la búsqueda constante de una felicidad escondida.

Los personajes que aparecen, tanto la citada pareja como un tercer personaje, el compañero de trabajo en un restaurante asiático de Lai Yiu-Fai, son personas que han escapado de sus casas para buscar una felicidad que no conseguían encontrar en sus lugares de origen. Quieren encontrarse consigo mismos a través de lo que en este post titulé como “la soledad del viajero”, un encuentro personal que a veces duele, un enfrentamiento con una soledad desgarradora, con un sentimiento de desesperanza que no siempre desaparece a la vuelta al hogar. Porque después del viaje, el hogar quizás ya no se encuentra en ese lugar que dejamos y necesitemos siguir viajando para encontrarlo.

En definitiva, Happy Together no es una película fácil de visionado, quizás no sea la película tranquila e ideal para un lazy Sunday, pero sí se trata de una cinta con la que si consigues conectar, si logras meterte en ella, la disfrutas, y mucho. Se trata de un trabajo que reposado sabe mejor, que te deja ese regusto especial indicativo de que algo ha impactado en tu interior.

Como curiosidad, el título de la película (que en castellano se traduciría por Felices juntos) proviene de una canción del grupo estadounidense los 60 The Turtles. Con esta canción, en versión de Danny Chung, finaliza la película.

Deja un comentario