Un año más, el Sonorama Ribera no defrauda

Sonorama 2013

No es ningún secreto, el Sonorama es uno de mis festivales musicales favoritos. Sin duda, un motivo fundamental es el lugar donde se realiza, Aranda de Duero, lugar de nacimiento de mi madre y segunda residencia de mis padres donde además, vive parte de mi familia. Pero es que además de la parte sentimental, este festival año tras año ofrece un buen cartel con nombres nacionales de calidad y alguna que otra propuesta internacional. Los precios son asequibles y la organización tampoco está nada mal ¿Se puede pedir algo más? Pues seguramente sí, pero este post no trata sobre cómo se podrían mejorar los festivales nacionales en general, y este en particular.

Este post está dedicado a la última edición del Sonorama a la que no pude asistir por estar viajando por México (¡no se puede tener todo!). Sin embargo, mi amiga Noe sí que estuvo y ha tenido la amabilidad de escribir esta crónica para Chica Sonora. ¡Espero que os guste!

Crónica del Sonorama 2013

por Noelia San Martín

Para esta arandina, Sonorama significa orgullo de ser de aquí, la mejor fiesta de Aranda, y el evento del que más presumo y hablo a todo aquel que conozco. La dieciseisava edición ha exaltado aún más si cabe mi incondicional devoción por este ‘milagro sin playa’ (según palabras de su creador Javier Ajenjo), y es que Sonorama da lo que ningún otro festival ofrece: conciertos gratuitos por el día en la ya famosa Plaza del Trigo, Sonorama baby para los niños modernos, catas, morcilla en las bodegas, música en directo hasta en el camping, fiesta de disfraces y artistas de primera línea internacional, pero sin olvidarse de apostar por los grupos emergentes nacionales y locales.

  • Jueves 15 de agosto

Sonorama 2013 comenzó con el jueves más movido que yo recuerde. El motivo es el traslado de los conciertos del mediodía del domingo al jueves. Se apostó por los arandinos The Girondines para inaugurar el festival, que realizaron una actuación muy digna a pesar de su juventud. Seguidamente, llegaron las actuaciones de mis mayores descubrimientos del jueves, Full y Pasajero. Full es indie del que te hace amar el género. Y Pasajero es ese grupo por el que das gracias infinitas al festival por habértelo descubierto.

Por la tarde, ya en el recinto, pudimos disfrutar de Jaime Urrutia y Loquillo, dos grandes de la música española. Porque este festival también quiere recordar y homenajear a los clásicos. Maga, the New Raemon o Sr. Chinarro acompañaron al Loco, siendo las sorpresas de la noche.

Justo después corrimos para ver a Kuve en la carpa de Future Stars, una de esas joyas por descubrir, con una voz femenina como pocas y unas letras sinceras y cuidadas.

Belle & Sebastian eran los cabeza de cartel del jueves y, aunque su interpretación fue impecable, pude notar cómo el público se impacientaba con sus sosegados ritmos y charlas del cantante.

  • Viernes 16 de agosto

Este día ya había llegado el resto de asistentes y eso se notaba en el ambiente de la Plaza del Trigo. Vimos a Tuya, un grupo muy bueno pero con ritmos quizá demasiado suaves para este escenario. Jack Knife  fue el plato fuerte, y demostraron con creces por qué se merecían tocar en el lugar que todo grupo indie desea. Justo después vino la gran sorpresa, ya el año pasado nos mataron del gusto cuando vimos aparecer a Xoel López sin previo aviso, este año le tocó el turno a Supersubmarina, que ya tuvieron su momento ‘escenario principal’ hace 3 años. Con su versión de Los años 80 de Los Piratas la gente enloqueció y casi acabamos cayendo a las bodegas subterráneas debido a los botes de la gente.

Supersubmarina

Supersubmarina en la Plaza del Trigo

Llegó la tarde y se tiño de Cyan, un grupazo que no se merecía esas horas tan tempranas porque es de lo mejor que ha pasado por Sonorama, como ya vimos el año pasado en los conciertos gratuítos. Jero Romero creó algo que no había visto hasta ahora, una atmósfera única entre público y artista. Fue gracias a esas letras que cantan nuestros secretos, aquellos que creíamos que sólo nosotros teníamos.

The Corner fue todo marcha, buen rollo y agradecimientos por estar ahí, ¡así da gusto! Y por fin llegó Travis, uno de mis grupos de britpop favoritos de toda la vida. La alegría que sentí por escuchar clásicos de la música como Sing o Love will come through a menos de 1 km de mi casa… ¡no se puede expresar con palabras! Porque no olvidemos que fueron una de las mejores bandas de la década pasada, maestros de grupos como Coldplay o Keane, y lo que vimos fue un concierto a otro nivel, un apabullante e impecable sonido y una interpretación sólo al nivel de las estrellas del país británico. Y por cierto, Francis Healy felicitó a Jero Romero por su actuación. Este detalle les hace aún más grandes.

Travis

Travis durante su actuación en el Sonorama Ribera

Y con Lori Meyers, una gran banda que sin duda está viviendo uno de sus momentos más dulces, vi saltar al público con más ganas que nunca. Después, Miss Caffeina nos dieron una demostración de lo que un grupo debe hacer en 50 min para que la gente los recuerde entre el resto de actuaciones. Se comieron el escenario y se ganaron al público gracias al vozarrón del cantante y la fuerza que desprende todo el grupo.

  • Sábado 17 de agosto

Izal fueron los incontestables triunfadores de este año en la Plaza del Trigo. Un rotundo ‘ESCENARIO PRINCIPAL’ sonó en el escenario alternativo con una unanimidad pasmosa, y es que ellos se lo merecían y el festival corresponderá democráticamente a sus deseos, estamos seguros.

Pero lo mejo raún estaba por llegar. La tarde del sábado nos trajo a Xoel López, una fiera del escenario, un artista tan ecléctico, experimental y prolífico, y que tristemente, nunca vaya a ser conocido por el gran público… Pero nosotros sí tenemos esa suerte (de nuevo, eternamente agradecida a Sonorama) y vimos una actuación que transmite ilusión y contagia sonrisas, una interpretación de unos músicos en perfecta sintonía, que te hacen cómplice de su entusiasmo.

Xoel López con su banda tocando los temas de “Atlántico”

Para escuchar a Standstill hay que abrir la mente y dejarse llevar por las sensaciones de un espectáculo que va más allá de la música. Se pudo ver un fondo de ventanales góticos donde se iban proyectando imágenes de psicodelia, vídeos e impresionantes juegos de luces, que no hizo más que ayudar a que la música nos hipnotizara por completo.

Supersubmarina han demostrado que no fueron una moda pasajera y el festival les ha apoyado con letras bien grandes en el cartel promocional. Aunque no puedo decir que su segundo disco despierte en mí la emoción del primero pero en directo lo han defendido a lo grande, demostrando las tablas que han ganado desde la primera vez que les vimos actuar en la Plaza del Trigo.

Y L.A. fue el mejor fin de fiesta de todos los tiempos. Este músico no es sólo es el autor de “Heavenly Hell”, un disco de esos que, en mi opinión, todo el mundo debería escuchar antes de morir, sino que en directo despliegan una atmósfera y una fuerza tremendas. Gracias a esto, su último disco, “Dualize“, (aún no siendo tan perfecto como el anterior), suena sobrecogedor.

En definitiva. La edición del Sonorama de este año se puede resumir diciendo que esto cada año va a mejor. El festival ha sabido superarse tanto en organización como en público, que cada ño viene con más ganas generando un ambiente incríble en todo el pueblo.

Sabemos que formamos parte de algo especial, modesto e íntimo, que poca gente conoce y por eso, lo sentimos como nuestro. ¡¡Larga vida al Sonorama!!

4 thoughts on “Un año más, el Sonorama Ribera no defrauda

  1. Pingback: Crónica del DCode Festival 2013 | La Chica Sonora

  2. Pingback: Una noche lesbiana: Love of Lesbian en Londres | La Chica Sonora

  3. Pingback: Canciones para los viernes: Bye, bye festivales | La Chica Sonora

  4. Pingback: Mis festivales del verano: Sonorama - La Chica Sonora

Deja un comentario